El uso desmesurado de Internet reduce tus habilidades de estudio

Las Universidades de Swansea y Milán han realizado un estudio científico para corroborar una tesis que, avalada por muchos profesores de alrededor del mundo, demuestra que el uso de las tecnologías digitales provoca efectos negativos en los estudiantes. Entre estos efectos podemos encontrar que los alumnos se encuentran menos motivados para participar en las clases, o están más ansiosos frente a los exámenes. Además, se sienten más solos.

Para llevar a cabo el estudio, reunieron a 285 estudiantes universitarios matriculados en grados relacionados con ciencias de la salud y se les evaluó teniendo en cuenta el uso diario que hacían de la tecnología, sus motivaciones y habilidades de estudio, su nivel de ansiedad y el grado de soledad que sentían. Los resultados revelaron que la relación negativa que existe entre el uso desmesurado de Internet y la motivación de los alumnos para estudiar.

Todos aquellos alumnos que pasaban más horas haciendo uso de Internet tenían mayores dificultades para organizarse, y dejaban claro que su ansiedad frente a los exámenes era mucho mayor.

Los resultados concretos del estudio constataron que aproximadamente el 25% de los estudiantes pasaba más de cuatro horas diarias haciendo uso de Internet, frente al resto que lo hacían entre una y tres horas. El principal uso de este tiempo era dedicado a las redes sociales (alrededor del 40%) y un 30% a buscar información.

Este uso casi compulsivo de Internet perjudica habilidades como: el control de los impulsos, los métodos de planificación y la sensibilidad a la recompensa. Indispensables para favorecer las capacidades de estudio de los alumnos.

En cuanto al otro factor negativo sobre el que se investigó, la soledad, quedó completamente demostrado que la adicción a Internet empeora las capacidades para relacionarse, algo indispensable para que los alumnos sean capaces de colaborar en un entorno altamente social como es la universidad.

Para los investigadores, el resultado del estudio ratifica que, aunque parece inevitable que se continúe por este camino de digitalización de los entornos académicos, es muy importante parar a pensar si realmente es lo que los alumnos necesitan para que puedan obtener los resultados que se esperan o si por el contrario los riesgos que se asumen son mayores que los beneficios, siendo lo ideal que se educara a los jóvenes en un entorno de uso moderado.

Deja un comentario